Amusia- oido

Amusia. El trastorno que nos impide disfrutar de la música.

Buenos días.

Hoy os hablaré de un desorden que evita que algunas personas puedan disfrutar de la música. El causante de éste desastre es la «Amusia» un desorden poco frecuente pero que afecta a muchas personas en el mundo.

Se trata de un trastorno que impide que la persona que lo padece pueda diferenciar patrones rítmicos, notas, etc. De esa manera es incapaz de distinguir una canción de otra. Increíble, ¿verdad?.

¿Que entendemos por «amusia»?

El término «amusia» se compone de a + musia que significa «carencia de música». Se trata de la suma de trastornos que impiden que un sujeto pueda reconocer o distinguir elementos musicales tales como ritmos, tonalidades, etc.

Es poco frecuente. Según los datos disponibles la padece un 14% de la población. Esta alteración puede deberse a orígenes hereditarios o adquiridos. El adquirido es el más frecuente siendo menores los casos en los que la amusia es de origen genético. El motivo causante de la amusia adquirida es algún tipo de daño en el cerebro de la persona en algún momento de su vida.

Si eres músico es posible que te de des cuenta antes de que padeces Amusia. Las personas que lo padecen de nacimiento no desean escuchar música. No tienen esa necesidad porque nunca lo han experimentado. Sin embargo, cualquier persona puede verse afectado por algún tipo de trastorno que lo provoque.

Como ejemplo de persona famosa que sufrío éste tipo de desorden encontramos a Ravel. El del famoso «bolero de Ravel». El músico sufrió en los últimos años de su vida una enfermedad neurológica que le produjo una afasia de Wernicke. Le afectó más a la comprensión lectura y a la escritura que a la comprensión musical directamente pero, como podréis entender dejó de poder interpretar las partituras por éste motivo. ¿es el bolero producto de su Amusia adquirida?. Alguna teoría así lo apunta.

¿Que significa padecer amusia?

Debido a que la causa de la amusia puede proceder de diversos factores también las consecuencias son variadas. Podemos encontrar algunas diferencias entre las personas que lo padecen:

  • Perceptiva: pérdida de la capacidad de reconocer tonos musicales. Si la canción está más alta o baja. Si está en Do o en La, aunque las comparemos. Es la más habitual para entender el transtorno ya que sólo las personas con oído absoluto tienen la capacidad de distinguir los tonos de las canciones sin referencia externa.
  • Motora: el sujeto pierde la capacidad de cantar o incluso silbar.
  • Amnesia Musical: pierde la capacidad de reconocer piezas musicales. Le suena lo mismo Bohemian Rapsody que Smoke on the water.
  • Instrumental: perdemos la capacidad de tocar un instrumento musical.
  • Alexia Musical: no podemos leer partituras. Afecta al lenguaje musical..
  • Agrafia Musical: igual que el anterior pero en éste caso perderíamos la capacidad de escribir las partituras.

¿Desde cuando tenemos conocimiento de éste trastorno?

No es un fenómeno demasiado alejado en el tiempo sino más bien reciente. Denominada por Steinhals en 1871 aunque se comenzó a hablar de ello y documentarse en el 1878 por Grant Allen en el que se hablaba de un hombre que no era capaz de distinguir las notas musicales aunque se tocasen de manera consecutiva. Lo que llamaríamos A éste tipo de amusia perceptiva se la denominó «ceguera de notas» .

No fue hasta 2002 que tenemos más documentada la amusia gracias a Isabelle Peretz profesora de psicología en la Universidad de Montreal. Asi que no es un concepto que tengamos muy presente y aún está en proceso de investigación.

¿Se puede curar?

Hasta la fecha no se conoce remedio para éste mal. No hay una solución hasta el momento aunque se está experimentando con exposiciones a diferentes sonidos para facilitar una experiencia sonora. Ésta solución está diseñada específicamente para que sea agradable al oído del sujeto. Se utilizan programas informáticos especializados para la rehabilitación. Poco a poco esperamos que se vaya avanzando en éste campo.

Al menos ahora ya conoces el fenómeno y podemos dirigir nuestros esfuerzos a corregirlos. Desde aquí mucho ánimo para todas las personas que padecen amusia y deseamos que se resuelva lo antes posible.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *