tocando en fin de curso LEM 2018. Academia de música. Camargo

MÚSICA PARA LA CANIJADA (PARTE III)

SER EMPÁTICO

El mundo de los niños, no es para el mundo de los racionales. Es para el mundo de los emocionales. Si quieres educar a un niño en una disciplina, cualquiera que sea, has de escucharle, has de emocionarle y comunicarte con él en todo momento. En los momentos que explote de alegría como palomitas de maíz, y en los momentos que llore y necesite que estés ahí. Muchas veces la música en las clases de música, es lo de menos. Y otras veces la música es lo de más cuando es lo de menos, y lo es todo al mismo tiempo, y ayuda a comunicarte mejor y con mayor satisfacción. Es todo tan contradictorio en el mundo de los niños, pero tan maravilloso a la par.

 

EL RITMO LO MARCAN ELLOS

Me acuerdo el primer año. Quería dar tantas cosas en una sola clase. Que equivocado estaba, y que manera de frustrarme a lo tonto. Es mejor dar 3 cosas tranquilamente, que 6 raudo y veloz. Y más teniendo en cuenta que el ritmo lo marca la clase, el grupo, los niños… y las circunstancias que ese día gobiernen todo.

Musicoterapia, gymkhanas musicales, juegos, dinámicas, vídeos, bailes, karaokes, patrones rítmicos, música del mundo, instrumentos… todo lo que se te ocurra hacer en tus clases, todo lo puedes hacer, en más o menos cantidad o profundidad, pero se puede hacer y crear un estímulo especial en estos seres diminutos pero grandes a la vez… habrá tiempo.

Por eso recuerda, un curso no se reduce a una clase.

 

NI JIMMY HENDRIX, NI BEETHOVEN

Hay niñas y niños prodigio está claro. Pero para que un niño llegue a ser Jimmy Hendrix o Beethoven han de pasar muchas circunstancias, años y muchas horas de ensayo. Quiero decir, se puede enseñar a un niño instrumento desde pequeño, pero yo soy partidario que experimente como ya dije al comienzo de este artículo con las diferentes disciplinas/facetas que nos brinda el mundo de la música.

Aprender a tocar un instrumento al principio, puede llegar a ser frustrante. Por eso hay que introducir la música en un modo desenfadado. Esta es mi manera de pensar. Por eso son tan necesarias las clases de estimulación musical. Suelo recomendar que un niño pruebe con un instrumento a partir de los 7 años. Pero depende del niño. Muchas veces es demasiado pronto aún, y otras puede que sea perfecto o que incluso pueda a los 6. Pero raro caso.

Siempre pongo mi caso personal como ejemplo, yo dejé de ir a clases de guitarra a los 8 años… precisamente por eso… y no volví hasta los 24.

 

Por lo demás, y para acabar, lo dicho. Guárdate un as en la manga, un conejo en la chistera, un recurso… el mundo de los niños es imprevisible pero extraordinario… nunca hay que dejar de sorprenderles y de transmitirles el amor por los valores que nos ofrece la música.

 

Aquí tienes mi web: Tardiopia

Víctor Tardío Crespo es profesor de Estimulación Musical para niños y niñas de entre 3 y 6 años, en la Academia LEM de Maliaño desde el año 2010.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *