¿Para que sirven los pedales en el piano?

Hola!

Algo que suscita mucha curiosidad son los pedales del piano. Los pianos clásicos suelen tener entre 2 o 3 pedales, pero… ¿Para qué sirven?

Vamos a presentarlos de Izquierda a Derecha:

¿Que es lo que hacen?

El pedal de la izquierda sirve para conseguir un sonido más piano (débil) en nuestro instrumento sin cambiar el peso al tocar la tecla. A este pedal se le denomina: “Una corda” ya que en los pianos clásicos se modifica la mecánica para tocar 1 o 2 cuerdas, en vez de todas las que producen la nota, dependiendo del registro (más graves o más agudas). Por ello, al golpear menos cuerdas, obtenemos menos volumen de sonido.

El pedal central tiene dos funciones, dependiendo el tipo de piano:

Una de ellas es lo que llamamos “sordina”. Lo que conseguimos al pisarlo es colocar un trozo de fieltro entre el martillo y la cuerda, de esa manera reducimos drásticamente el volumen de sonido.

En otros pianos este pedal tiene la función de “sostenuto”. Libera los apagadores de las teclas que estemos pulsando al pisarlo, dejando que resuenen sólo esas notas pulsadas al pisar el pedal.

El pedal de la derecha es el que llamamos de “resonancia”. Su función es liberar todos los apagadores de todas las teclas, creando así una riqueza de sonoridad, ya que además de la tecla pulsada, también conseguiremos que el resto de cuerdas vibren  por “simpatía” haciendo sonar todos los armónicos de la nota o notas pulsadas.

¿Y si tengo un piano digital?

Los teclados digitales no suelen tener pedales, aunque se les puede agregar conectándolos a una entrada Jack . El más utilizado es el pedal de “resonancia”, además podemos cambiar la función del pedal. Existen otros tipos de pedal para estos tipos de pianos o teclados, con los que podemos controlar el volumen general, incluso insertar algún efecto como en las guitarras eléctricas, pero… Eso ya lo explicaremos en otra publicación. 

Autor: Rubén Camargo, Director de LEM en Santa Cruz de Bezana (Cantabria)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *